Register

Anuncio
Anuncio
Anuncio

Auspician

Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio

casux banner

Estadisticas

Mostrar el contenido por clics : 1441609

Grooming







Cámara Nacional De Apelaciones Del Trabajo

Escrito por  Cámara Nacional De Apelaciones Del Trabajo

ISSN 1850-4159. HUELGA. OFICINA DE JURISPRUDENCIA.

Dr. Claudio M. Riancho.
Prosecretario General.
Dra. Nilda B. Fernández.
Prosecretaria Administrativa.
MARZO  2008.
Domicilio Editorial: Lavalle 1554. 4°piso.
(1048) Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
Tel/Fax 4124.5703.
EMail: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra robots de spam. Necesita activar JavaScript para poder verla .
1.- Calificación de la huelga.
a) Calificación administrativa.
b) Revisión judicial.
c) Sindicatos con personería y grupos de trabajadores.
d) Medidas que no constituyen huelga.
2.- Medidas de acción directa.
a) Ocupación del lugar de trabajo.
b) Sector público.
3.- Huelga y salarios.z
4.- Despido por huelga.
a) Intimación previa.
b) Representante sindical.
5.- Huelga y Daños.
a) Responsabilidad.
6.- Huelga en los servicios esenciales.
a) Deberes de los trabajadores.
Fallos plenarios.
FALLO PLENARIO NRO. 63
"BUJAN, CELSO M. C/SOLANO TOBIAS Y CIA." - 14.7.60.
"Despedido el personal de una empresa invocándose como única razón su renuencia a reanudar las tareas después de declarada la ilegalidad de una huelga, no obstante la intimación previa para que lo hiciera, la reincorporación parcial levantado el paro  importa discriminación arbitraria que lo autoriza a reclamar las indemnizaciones legales".
PUBLICADO:LL 99-599 - DT 1960-469.
FALLO PLENARIO NRO. 88
"AMOZA DE FERNANDEZ, CARMEN C/CARNICERIAS ESTANCIAS GALLI SRL" - 20.11.61
"El solo hecho de la declaración de ilegalidad de una huelga por el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social  no justifica el despido sin indemnización del dependiente que continúa participando de la misma pese a la intimación patronal de volver al trabajo".
PUBLICADO: LL 104-575 - DT 1962-20 - JA 1962-II-115.
FALLO PLENARIO NRO. 93.
"NAVARRO, ANGEL L. Y OTROS C/CERVECERIA Y MALTERIA QUILMES SA" 29.11.63
"Para que los jueces consideren arbitrario el despido originado por una huelga, la legalidad de ésta debe ser expresamente declarada en sede judicial, haya o no declaración administrativa al respecto. En el primer caso sólo podrá prescindirse de tal declaración cuando la misma adolezca de error grave o irrazonabilidad manifiesta. Los jueces tampoco pueden prescindir de la declaración referente a la legalidad de la huelga invocando como única circunstancia la actitud del empleador de reincorporar un sector de los trabajadores que participaron en ella".
PUBLICADO: LL 112-701 - DT 1964-29.
FALLO PLENARIO NRO. 163
"MEDINA, OSCAR C/INDUSTRIAS QUIMICAS DUPERIAL" -31.8.71 "Los delegados sindicales que participan en una medida de acción directa ilícita o ilegal podrán ser despedidos con justa causa, aunque no se configuren los motivos previstos por el art. 41 de la ley 14455".
PUBLICADO: LL 144-243 - DT 171-663.
1.- Calificación de la huelga.
Huelga. Calificación.
La sola invocación de la cláusula constitucional que consagra el derecho de huelga no justifica la calificación de la que motiva el juicio, como legítima.
CSJN “Unión Obrera Molinera Argentina c/ Minetti, José y Cía” 1962 Fallos 254:65.
Huelga. Calificación.
La falta de calificación administrativa de la huelga, durante el curso de su desarrollo, no libera a los jueces de la necesidad de considerar el punto en los conflictos individuales originados en aquélla.
CSJN “Unión Obrera Molinera Argentina c/ Minetti, José y Cía” 1962 Fallos 254:65.
Huelga. Calificación.
La sentencia que, omitiendo considerar el punto atinente a la licitud o ilicitud de una huelga, no obstante la falta de calificación administrativa de aquélla, condena a pagar los salarios dejados de percibir durante el movimiento de fuerza aludido, carece de fundamentos bastantes para sustentarla y debe ser dejada sin efecto.
CSJN “Unión Obrera Molinera Argentina c/ Minetti, José y Cía” 1962 Fallos 254:65.
Huelga. Derechos y garantías.
El derecho de huelga puede ser invocado y ejercido por los gremios aunque no medie ley reglamentaria del Congreso a su respecto. La misma posibilidad debe reconocerse a la potestad del estado destinada a tutelar los intereses, públicos o privados, susceptibles de ser afectados por el uso abusivo o ilícito de aquél derecho.
CSJN “Font, Jaime y otros c/ SRl Carnicerías Estancias Galli” 1962 Fallos 254 :56.
Huelga. Calificación.
El principio de que no hay derechos absolutos justifica las limitaciones razonablemente impuestas por la autoridad, como las resoluciones administrativas dictadas durante el curso de una huelga con el objeto de encauzarla.
CSJN “Font, Jaime y otros c/ SRl Carnicerías Estancias Galli” 1962 Fallos 254 :56.
Huelga. Calificación.
Para que sea lícito declarar arbitrario el despido, motivado por una huelga, es preciso que la legalidad de ésta sea expresamente declarada en sede judicial, sobre la base de circunstancias jurídicas y fácticas que configuren el caso juzgado.
CSJN “Font, Jaime y otros c/ SRl Carnicerías Estancias Galli” 1962 Fallos 254 :56.
“Díaz, Miguel y otro c/ Risso, Angel y Cia” Fallos 254:51.
Huelga. Calificación.
Corresponde revocar la sentencia que hace lugar a la demanda por despido de obreros a raíz de una huelga, sin pronunciarse acerca de la licitud o ilicitud del movimiento. Ello es condicionante de las pretensiones de los actores, por lo que la causa debe ser nuevamente fallada.
CSJN “Beneduce, Carmen y oras c/ Casa Auguste” 1961 Fallos 251:472.
Huelga. Calificación judicial.
Conforme la doctrina plenaria sentada in re “Navarro, A y otros c/ Cervecería y Maltería Quilmes SA”, para que los jueces consideren arbitrario el despido originado por una huelga, la legalidad de ésta debe ser expresamente declarada en sede judicial, haya o no declaración administrativa al respecto. En el primer caso, sólo podría prescindirse de tal declaración cuando la misma adolezca de error grave o irrazonabilidad manifiesta.
CNAT Sala I sent. 62366 12/2/93 “Fonseca, María c/ Centro Gallego de Buenos Aires s/ despido” (P.- V.-).
Huelga. Calificación judicial.
La declaración de ilegalidad de una medida de fuerza (huelga) por parte de la autoridad administrativa importa una apreciación del poder administrador que no es vinculante para el poder judicial. La doctrina del plenario 93 (“Navarro, Angel c/ Cervecería Quilmes”) es inaplicable por: a) es anterior a la ley 20744, que en su versión original excluía como justa causa de despido la participación de los trabajadores en una huelga (art. 243 derogado por la ley 21297); b) los arts. 17 y 81 de la LCT actual excluyen toda discriminación por razones gremiales; y c) la aplicación de sanciones discriminatorias con motivo de medidas de fuerza deben considerarse excluidas (art. 1 ley 23592 y art. 53 inc. j) de la ley 23551). (Del voto del Dr. Fernández Madrid, en mayoría).
CNAT Sala VI Sent. 33639 29/6/90 “González, Juan c/ Establecimiento Modelo Terrabussi SAIC s/ despido” (M.- FM.- CF.-).
Huelga. Calificación. Análisis de las circunstancias.
Es erróneo tratar el tema del sujeto del derecho de la huelga sin analizar, en los hechos, la tipología del conflicto, su configuración y su finalidad, descartando así posturas dogmáticas sobre la cuestión. En el caso, resulta claro que si el empleador debe los salarios, la medida de fuerza tomada por los trabajadores es legítima. Ello así, toda vez que el trabajador pone su fuerza de trabajo a disposición del empleador, recibe como única compensación un salario, de carácter alimentario, y su falta de pago, hace presumir que no pueda dar cumplimiento con su débito laboral, así como que ello le acarreará serias dificultades para su subsistencia.
CNAT Sala VII Expte n° 22671/02 sent. 38716 25/8/05 “Camy, Dora y otros c/ Cayetano D’Angelo e hijos SA s/ despido” (RD.- F.-).
Huelga. Calificación. Conflicto colectivo y conflicto pluriindividual.
Lo que diferencia un conflicto “colectivo” de uno “pluriindividual” es el interés que se halla comprometido. Puede solo calificarse de “colectivo” a aquel conflicto en el que el interés que se encuentra en juego afecta a los trabajadores de la actividad como gremio. La trascendencia jurídica de la calificación de un conflicto es que ella tiene por objeto determinar cuál es el derecho aplicable y el órgano y procedimiento que legalmente debe utilizarse para su encauzamiento y solución. Asimismo, la presencia de una resolución administrativa que califica una huelga como ilegal, no impide al juez a la hora de decidir sobre el conflicto individual o pluriindividual de derecho, prescindir de dicha calificación cuando considera acreditado en virtud de las circunstancias de hecho, que esa decisión administrativa implica una clara irrazonabilidad o grave error (CSJN “Font y otros c/ Carnicerías Galli” DT 1962-583).
CNAT Sala VII Expte n° 17123/02 sent. 39430 20/7/06 “Randazzo, Juan y otros c/ La Internacional Empresa de Transporte de Pasajeros SA s/ despido” (RB.- F.-).
a) Calificación administrativa.
Huelga. Calificación.
Si la ley no puede imponer a los jueces la irrevisibilidad de la declaración administrativa de ilicitud de la huelga, tampoco puede obligarlos a aceptar, sin revisión, las consecuencias de un acto o hecho cuya obligatoriedad depende, exclusivamente, de esta declaración administrativa de ilicitud. La apreciación, tanto administrativa como judicial, de la licitud de la huelga origen del despido, en sus correspondientes oportunidades y esferas, es necesaria para la decisión de los respectivos conflictos.
CSJN “Beneduce, Carmen y otras c/ Casa Auguste” 1961 Fallos 251:472.
b) Revisión judicial.
Huelga. Calificación. Revisión judicial.
Las consecuencias de una huelga, debatidas en controversias individuales posteriores a ella, requieren, en todos los supuestos, la calificación judicial de su legalidad.
CSJN “Buhler, Erico y otros c/ Talleres Galc y Cía SRL” 1963 Fallos 256:307.
Huelga ilícita. Cuestión jurisdiccional.
La facultad de decidir si ha mediado o no injuria a los intereses patronales por la participación del empleado en una huelga ilícita, constituye cuestión típicamente jurisdiccional.
CSJN “Beneduce, Carmen y otras c/ Casa Auguste” 1961 Fallos 251:472.
Huelga. Decisiones administrativas. Improcedencia de la revisión judicial.
El encauzamiento de los movimientos de fuerza y la tutela de los intereses generales que compromete, constituye función gubernamental, atinente incluso a la preservación del orden y la seguridad pública, específicamente propia de la administración. Tratándose de conflictos colectivos, y a falta de  ley expresa que lo autorice, es improcedente la revisión judicial de las medidas dictadas para encauzar la huelga.
CSJN “Ravaschino, Luis y otros c/ SA Bco de Avellaneda” 1962 Fallos 254:62.
Huelga. Calificación administrativa. Recurso extraordinario. Procedencia.
La sentencia que declara discrecional la calificación administrativa de la huelga e “irreversible”  por parte del Poder Judicial, es susceptible del recurso extraordinario basado en el art. 18 de la CN y debe ser dejada sin efecto.
CSJN “Ravaschino, Luis y otros c/ SA Bco de Avellaneda” 1962 Fallos 254:62.
Huelga. Calificación. Revisión.
Faltando pronunciamiento administrativo que califique la huelga, incumbe a los jueces analizarla, tanto respecto de la forma de su desarrollo como de las razones que la originaron.
CSJN “ Rodriguez Torres, Fernando y otros c/ SA Bodegas, Viñedos y Olivares La Superiora” 15/10/62 Fallos 254:58.
Huelga. Calificación. Revisión.
Por razones de seguridad jurídica, la revisión judicial de la declaración administrativa de la huelga se limita a los supuestos de falta de fundamentos o arbitrariedad manifiestas.
CSJN “ Rodriguez Torres, Fernando y otros c/ SA Bodegas, Viñedos y Olivares La Superiora” 15/10/62 Fallos 254:58.
Huelga por solidaridad.
Si bien lo referente a la existencia de una huelga por solidaridad no es materia constitucional, esa clase de movimiento no es lícito por sí y en razón de su índole. Se requiere siempre la calificación judicial de la huelga, mediante un juicio razonable sobre el carácter y circunstancias de la expresión de solidaridad.
CSJN “Bermúdez, María y otras c/ Ganino y Cogneta Flesalu SRL” 1963 Fallos 255:189.
Huelga por solidaridad.
La huelga por solidaridad no se encuentra incluida entre las garantías expresadas en el art. 14 bis de la CN, aún cuando haya sido declarada por el despido de un delegado gremial (conf esta Sala sent, 66896 25/6/90 “Fernández c/ Proveeduría del Banco Pcia de Bs As”). Con mayor razón debe formularse su descalificación cuando su objeto es la reincorporación de un trabajador de escasa antigüedad que habría sido despedido sin causa, pues en tales circunstancias no hay posibilidad alguna de considerar que la medida responde a un interés colectivo o gremial.
CNAT Sala II sent. 68411 19/6/91 “Cantero, Marta c/ Romo, Armando s/ despido” (G.- B.-).
c) Sindicatos con personería y grupos de trabajadores.
Huelga. Organizaciones representativas de trabajadores.
En nuestro modelo constitucional y legal, las medidas de acción directa resultan un derecho colectivo concedido exclusivamente a las organizaciones representativas de los trabajadores y para la protección  de los derechos e intereses profesionales. La huelga no constituye un fin en sí misma, sino un instrumento del derecho social en el plano colectivo para servir al objetivo de la negociación colectiva y la búsqueda de la autocomposición de los conflictos colectivos. Nuestro derecho constitucional no reconoce a la huelga como método de presión para solventar conflictos e intereses individuales ni plurindividuales, por lo que no puede estar en manos de grupos de trabajadores sino de las organizaciones a las que las leyes vigentes, según un modelo debatible pero legislativamente consensuado, le encargan conducir la negociación y solución de los conflictos respecto de los cuales el derecho de huelga es medio instrumental. Por eso, las medidas de acción directa tomadas por quienes no reúnen la calidad de organizaciones representativas de los intereses profesionales de los trabajadores son actos ilegítimos calificables en el plano contractual como incumplimientos generadores de las respectivas responsabilidades.
CNAT Sala II Expte n° 26795/05 sent. 95141 20/7/07 “Zavaglia, Gustavo c/ Artes Gráficas Rioplatenses SA s/ despido” (M.- P.-).
d) Medidas que no constituyen huelga.
Retención de tareas. Art. 1201 del C. Civil.
Toda vez que en la época en que se concretaron los despidos de los trabajadores éstos habían retenido tareas ante la falta de cumplimiento del pago de los haberes correspondientes a dos meses consecutivos, tal actitud no puede encuadrarse en la figura de la huelga, sino en la “exceptio non adimpleti contractus” (art. 1201 del C. Civil). Circunstancia justificada por la deuda salarial mantenida por al empleadora.
CNAT Sala I Expte n° 10581/01 sent. 83309 156/12/05 “Batista, Natalia y otros c/ La Internacional Empresa de Transporte de Pasajeros SA y otros s/ despido” (P.- Pirr.-).
Retención de tareas. Art. 1201 del C. Civil.
La retención de tareas decidida por parte de los trabajadores ante la falta de pago de los salarios correspondientes, encuadra en la norma del art. 1201 del C. Civil que establece que “en los contratos bilaterales una de las partes no podrá demandar su cumplimiento, si no probase haberlo ella cumplido u ofrecido cumplir, o que su obligación es a plazo”. No existen motivos para entender que esta disposición no sea aplicable a las relaciones contractuales de naturaleza laboral, aunque es claro que su viabilidad, cuando se trate de retención de tareas por parte del trabajador (principal obligación a su cargo), debe ser valorada teniendo en cuenta la relevancia de los incumplimientos imputados a la empleadora, pues tal actitud sólo podría considerarse justificada cuando el incumplimiento de la empleadora se refiera a alguna de sus obligaciones esenciales. (En el caso, el pago de salarios con atraso y la deuda del SAC).
CNAT Sala III Expte n° 8866/01 sent. 85260 30/9/03 “Machuca, Marcelo c/ Vaira y Del Grosso SRL s/ despido” (P.- G.-).
Retención de tareas. Art. 1201 del C. Civil.
No puede considerarse improcedente la retención tareas adoptada por los trabajadores que arguyen como motor de dicha actitud la protección de su fuente laboral. Por lo que los despidos de aquellos que participaron en tales acontecimientos de fuerza devienen incausados. La naturaleza de los intereses en juego, esto es el no pago de la remuneración por parte de la empleadora, que sin duda difiere de lo que podríase llamar una búsqueda de mejoras salariales colectivas, constituyó el hecho impeditivo para que los actores  prestaran tareas, no teniendo otra opción que ejercer el derecho que les confiere el art. 1201 del C. Civil).
CNAT Sala VII Expte n° 17123/02 sent. 39430 20/7/06 “Randazzo, Juan y otros c/ La Internacional Empresa de Transporte de Pasajeros SA s/ despido” (RB.- F.-).
Prohibición de manifestaciones en el interior de la Casa de Gobierno.
La comunicación al personal que cumple actividades en la Casa de Gobierno que “debido a cuestiones de seguridad no están autorizadas las manifestaciones en el interior de la misma” no constituye una práctica antisindical que lesione garantías constitucionales, ya que los trabajadores no se encontraban impedidos de ejercer medidas de acción directa que consistieran en una abstención colectiva de prestar tareas, con sustento en el art. 14 bis de la CN, pese a que debían prescindir de llevar a cabo manifestaciones en un ámbito rodeado de exigentes recaudos de seguridad.
CNAT Sala II Expte n° 20768/05 sent. int. 54134  30/3/06 “Asoc. Trabajadores del Estado c/ Estado Nacional Presidencia de la Nación s/ sumarísimo” (G.- VV.-).
2.- Medidas de acción directa.
Medidas de acción directa. Avasallamiento de otros derechos.
El art. 24 de la ley 25877, más allá de las previsiones del art 75 inc. 22 de la CN, reenvía a los principios y criterios de los órganos de control de la OIT. Empero, el Comité de Libertad Sindical ha señalado en relación a las modalidades del ejercicio del derecho de huelga (de brazos caídos, huelgas de celo, a ritmo lento, con ocupación de la empresa, etc) o huelgas irregulares (paralización intempestiva, trabajo a desgano, a reglamento, etc) que cabe admitir que la legislación las deniegue cuando dejan de ser pacíficas (La Libertad Sindical, Recopilación de decisiones y principios del CLS del Consejo de Administración de la OIT, 4° ed. Ginebra 1996, sumarios 496/97). Más allá de las modalidades aplicadas para ejercer el derecho colectivo de no trabajar en procura de la defensa o reivindicación de un interés profesional, el ejercicio de ese derecho constitucional y supraconstitucional no puede ser llevado a cabo en forma violenta ni tampoco abusiva, es decir, con medidas adicionales que avasallen los derechos de otros sujetos de un modo innecesario para el despliegue de la huelga.
CNAT Sala II Expte n° 26795/05 sent. 95141 20/7/07 “Zavaglia, Gustavo c/ Artes Gráficas Rioplatenses SA s/ despido” (M.- P.-).
Medidas de acción directa. Respeto de los límites del marco constitucional.
Si la abstención de realizar tareas, ocupación de una parte del establecimiento y estado de  asamblea permanente por una parte del personal de la demandada se realizó mediante la aprobación de la entidad sindical que los agrupa, sin actos de violencia contra las personas o bienes materiales del empleador, sin obstaculizar el derecho a trabajar de los otros dependientes que no adhirieron a la medida, se limitó a un sector no operativo de la empresa (en el caso el salón comedor), debe concluirse que los trastornos derivados de tales medidas, son los inconvenientes lógicos esperables en el marco de un conflicto colectivo que deriva de una huelga. Tales  circunstancias, acreditadas en la causa, se ajustaron a los límites del marco constitucional que garantiza el ejercicio del derecho de huelga, por lo que el despido del actor decidido por la demandada debe juzgarse injustificado.
CNAT Sala II Expte n° 23359/05 sent. 95408 21/11/07 “Rodríguez, Esteban C/ Casa Rubio SA  s/ despido” (M.- P.-).
a) Ocupación del lugar de trabajo.
Ocupación.
Ninguna ley de nuestro ordenamiento jurídico reconoce a los obreros ni a cualquier otro sector del pueblo argentino –sin mediar las situaciones excepcionales de legítima defensa o de estado de necesidad- la facultad de recurrir por sí mismos a las vías de hecho para asegurar o defender lo que estiman su derecho, y mantenerse en ellas ante la presencia pasiva de la autoridad pública.
CSJN “SRL Samuel Kot” 5/9/58 Fallos 241:291.
Ocupación pacífica. Restricción ilegítima de los derechos constitucionales.
Es procedente el recurso de amparo interpuesto por el propietario de una fábrica que ha sido ocupada durante casi tres meses por una parte de su personal obrero, que no invoca ni pretende derecho alguno a su posesión o detención, sino el propósito de mantenerse en el inmueble sin ejercer violencia alguna, defendiendo de esa manera su trabajo a la espera de la resolución definitiva del conflicto laboral que sostiene con la empresa. Siendo manifiesta e indudable la ilegitimidad de la vía de hecho escogida, aún en la hipótesis de que los obreros tuvieran toda la razón en el conflicto, nada hay, en el solo aspecto de la ocupación, que corresponda diferir a los procedimientos ordinarios establecidos por las layes para su dilucidación de los aspectos de fondo del conflicto gremial y de los derechos de las partes, ni, tampoco, que requiera ser debatido en una acción real o en un interdicto posesorio. Además, es manifiesto el agravio serio e irreparable que resulta de la paralización del establecimiento. En tales condiciones, existe una restricción ilegítima de los derechos constitucionales de la propiedad y de la libertad de trabajar, cuya protección no tolera ni consiente dilaciones propias de los procedimientos ordinarios.
CSJN “SRL Samuel Kot” 5/9/58 Fallos 241:291.
Ocupación. Delito. Juez competente.
La averiguación de los hechos susceptibles de constituir delitos es función específica de los tribunales en materia penal. No cabe admitir, aunque se invoquen el art. 18 de la CN y la garantía de los jueces naturales, que los tribunales del trabajo deban intervenir cuando los obreros ocupan un establecimiento, cometiendo delitos de usurpación y desobediencia.
CSJN “Ribas, Riego” 1964 Fallos 258:267.
Ocupación. Delito. Justicia Penal.
Pretender sustraer del conocimiento de la jurisdicción penal las causas que, por virtud de su competencia legal específica le incumbe, en base a su relación con una cuestión laboral, implicaría crear una inmunidad carente de fundamentación constitucional y legal. (Del voto del Dr. Pedro Aberastury).
CSJN “Ribas, Riego” 1964 Fallos 258:267.
Huelga. Ocupación del establecimiento.
El derecho de huelga no autoriza a los trabajadores a apropiarse de la planta industrial del empleador, sino únicamente, a abstenerse de prestar servicios. Lo contrario implicaría reconocer al derecho de huelga un rango superior al de propiedad, lo que no resulta ajustado, en tanto “no puede constituir criterio interpretativo válido el de anular unas normas constitucionales por aplicación de otras, sino que debe analizarse el conjunto como un todo armónico, dentro del cual cada disposición ha de interpretarse de acuerdo con el contenido de las demás “ (CSJN Fallos 311:2272).
CNAT Sala III Sent n° 81788 28/12/00 “Editorial Atlántida SA c/ Pitrola, Néstor y otro s/ juicio sumarísimo” (E.- P.-).
Huelga. Ocupación del establecimiento.
No puede constituir criterio interpretativo válido el de anular unas normas constitucionales por aplicación de otras, sino que debe analizarse el conjunto como un todo armónico, dentro del cual cada disposición ha de interpretarse de acuerdo con el contenido de las demás (Fallos 311:2272). Desde tal perspectiva es cierto que el ejercicio del derecho de huelga no autoriza a los trabajadores a apropiarse de la planta industrial del empleador, sino únicamente a abstenerse e prestar servicios pues lo contrario implicaría reconocer al derecho de huelga consagrado por el art. 14 bis un rango de superior jerarquía que el de propiedad contemplado por el art. 17 de la CN. No es menos cierto que la ilegalidad de una medida de fuerza no constituye necesariamente una justa causa de disolución del contrato, porque para ello es necesario que se curse al trabajador en huelga una intimación previa para que retome sus tareas y sólo en caso de desobediencia a dicho requerimiento se podría considerar la negativa como injuriosa en los términos del art. 242 LCT.
CNAT Sala VI Expte n° 4967/05 sent. 58945 26/6/06 “Payaslian, Christian c/ Arte Gráfico Editorial Argentino SA y otros s/ despido” (St.- FM.-).
Huelga. Ocupación pacífica del establecimiento.
La ocupación del establecimiento –aún pacífica- durante la huelga entorpece el proceso productivo con el consiguiente perjuicio económico e importa una grave violación a los derechos del empleador, aunque mediaren incumplimientos previos de éste, ya que con miras a remediarlo existen mecanismos jurídicos de autotutela eficaces sin transgredir la plena disponibilidad del establecimiento por parte de su titular, y por ello configura justa causa de despido la participación del actor en una huelga con ocupación del establecimiento (en igual sentido Sala II “Hinojosa Ferrer c/ Antonio Espósito SA” 16/9/94).
CNAT Sala VII sent. 26588 14/3/96 “Díaz, Horacio c/ Antonio Espósito SA s/ despido” (B.- RD.-).
Huelga. Ocupación pacífica del establecimiento.
La acción de los trabajadores que, ante la falta de pago de sus salarios y la negativa contumaz de la empleadora a cumplir con su obligación, tomaron el establecimiento por una noche, de manera pacífica, cuando la fábrica se encontraba normalmente cerrada y con la anuencia de los delegados y del sindicato debe considerarse justificada. El pensamiento actual sobre este tipo de conflictos resulta superador de los fundamentos dados por la CSJN en el caso “KOT” (5/9/1958). En efecto, no se trata de trabajadores que reclaman mejoras en las condiciones laborales sino que, simplemente, pretenden que se cumpla con el pago de sus remuneraciones o que no se cierre su fuente de trabajo.
CNAT Sala VII Expte n° 22671/02 sent. 38716 25/8/05 “Camy, Dora y otros c/ Cayetano D’Angelo e hijos SA s/ despido” (RD.- F.-).
Huelga. Ocupación del comedor del establecimiento.
El derecho de huelga, en sus diferentes manifestaciones (entre las que se encuentra “brazos caídos” y “toma de establecimiento”), es un controversial derecho porque se opone al derecho de propiedad y libre empresa, y su análisis impone siempre un equilibrio de fuerzas jurídicas contrapuestas. En el caso, la medida de fuerza en la que participó la actora, si bien trajo aparejado inconvenientes, éstos no fueron relevantes sino más bien en el aspecto organizativo, toda vez que los trabajadores ocuparon pacíficamente el comedor de la empresa y se declararon en asamblea permanente. Tampoco constituye una objeción valedera el hecho de que se hubiese efectuado un reclamo en forma concomitante por ante el Ministerio de Trabajo dado que, frente a la normal y extensa falta de respuesta inmediata a un pedido del orden salarial que absorbe el trámite de la vía administrativa, no es descabellado que los trabajadores adopten otras medidas coercitivas tendientes a hacer valer lo que – según su consideración- eran sus derechos. (Del voto del Dr. Rodriguez Brunengo, en mayoría).
CNAT Sala VII Expte n° 25133/05 sent. 40362 28/8/07 “Fernández, Irma c/ Casa Rubio SA s/ despido” (RB.- RD.- F.-).
Huelga. Ocupación del comedor del establecimiento.
Si bien es cierto que, por definición, la huelga trae aparejada la posibilidad de los trabajadores de causar un perjuicio, esta circunstancia debe evaluarse en su magnitud para poder merituar si dicha acción conlleva o no arbitrariedad. En el caso, la toma del comedor por parte de los trabajadores en asamblea permanente determinó que la demandada debiera instrumentar que las comidas ofrecidas normalmente por la empresa se desarrollaran en otros ámbitos o bien debió sustituirlas por otros alimentos. Para más, cabe puntualizar que simultáneamente con los hechos que dieron fundamento al distracto, se hallaba en trámite un reclamo ante el Ministerio de Trabajo, a instancias del gremio representativo de los reclamantes. Esto no constituye un hecho irrelevante, puesto que la conducta consistente en haber tomado parte del establecimiento en forma concomitante con el otro reclamo, sin esperar el resultado, lejos de aportar positivamente a la solución del conflicto, lo exarcerbó, ya que no solo dificultó el proceso productivo sino que además creó un clima de inestabilidad entre los propios trabajadores de la firma. (Del voto del Dr. Ruiz Díaz en minoría).
CNAT Sala VII Expte n° 25133/05 sent. 40362 28/8/07 “Fernández, Irma c/ Casa Rubio SA s/ despido” (RB.- RD.- F.-).
Huelga. Ocupación del establecimiento.
El modo de ejecución de la huelga está vinculado más estrechamente a la licitud o ilicitud del ejercicio de ese derecho, que a su caracterización o legitimidad. Como cualquier otro derecho, el de huelga debe ser ejercido regularmente, es decir, se encuentra excluido como ilegítimo, su ejercicio abusivo (art. 1071 del C. Civil). La medida del daño que se produce por su ejercicio se encuentra, de algún modo, prevista. Dado que el empresario se encuentra compelido a soportar las pérdidas derivadas de la interrupción del proceso productivo, pero no más, la permanencia de los huelguistas en el lugar de trabajo, que le impide disponer de sus bienes, constituye un daño adicional, no comprendido en aquella previsión y por tanto, no aceptable, que convierte, en principio, en abusivo el ejercicio del derecho de huelga, ya que el derecho de disponer de la propiedad es tan digno de tutela como aquél.
CNAT Sala VIII Expte n° 22760/05 sent. 33874 28/12/06 “Hassan, Sandra c/ casa Rubio SA s/ despido” (M.- C.-).
Huelga. Ocupación del establecimiento.
El despido dispuesto por la empleadora se ajustó a derecho pues la actitud asumida por la trabajadora de participar en la ocupación de sectores del establecimiento demandado, obstaculizando el normal desenvolvimiento de la actividad laboral, manteniendo dicha conducta pese a haber sido exhortada por el jefe de personal a deponer su actitud, negándose además a prestar tareas y afectando mediante la ocupación del establecimiento fabril el derecho de propiedad, constituye una injuria grave (art. 242 LCT) que no permite la prosecución de la relación laboral.
CNAT Sala X Expte 22578/05 sent. 14992 6/3/07 “González, Cecilia c/ Casa Rubio SA s/ despido” (C.- Sc.-).
Huelga. Ocupación del establecimiento. Injuria grave.
La ocupación del establecimiento por parte de los trabajadores constituye una injuria de gravedad tal que no consiente la prosecución de la relación cuando implica la afectación del derecho de propiedad. En el caso, la actora, junto con otros compañeros, no sólo se abstuvo de trabajar, con permanencia en su lugar de tareas, sino que impidió el ingreso al comedor de la empresa, con la consiguiente obstaculización del derecho del empleador de dirigir debidamente la actividad laboral, lo que, sin duda, torna a la medida de fuerza en una acción directa ilegítima, no prevista ni garantizada por el ordenamiento positivo.
CNAT Sala X Expte n° 25131/05 sent. 14901 9/2/07 “Taritolay, Emilia c/ Casa Rubio SA s/ despido” (Sc.- C.-).
Huelga. Ocupación del establecimiento. Medidas que exceden el ámbito de la huelga. Incumplimiento contractual grave. Despido. Procedencia.
Según el concepto tradicional de huelga, ésta consiste en la abstención concertada y temporal del trabajo, ejercida colectivamente con abandono del centro de labor y sin otro efecto que la interrupción de la actividad de la totalidad del establecimiento con respeto por cierta proporcionalidad entre el daño que dicha abstención pueda provocar y la contrapartida estimable en supuestas pérdidas salariales derivadas de la retención del trabajo (Héctor García en Tratado de derecho del Trabajo dirigido por Mario Ackerman, Rubinzal Culzoni Editores, parte aún inédita y en prensa).  Desde tal punto de vista la ocupación por un grupo de trabajadores, de un sector de la empresa demandada, por la fuerza, que implicó la retención de bobinas de papel para evitar que la empresa pudiera seguir con su producción, retuvo trabajos ya realizados y se apoderó de los autoelevadores a fin de que otros trabajadores no pudieran realizar tareas,  excede  el concepto de huelga y debe interpretarse como un acto de incumplimiento contractual grave que legitima el despido dispuesto por la demandada.
CNAT Sala II Expte n° 26795/05 sent. 95141 20/7/07 “Zavaglia, Gustavo c/ Artes Gráficas Rioplatenses SA s/ despido” (M.- P.-).
b) Sector público.
Empleados judiciales.
No pueden ser objeto de cuestionamiento los descuentos de haberes los días que no fueron trabajados por adherir los agentes a medidas de fuerza dispuestas oportunamente por la entidad gremial que los representa. Los derechos constitucionales –el de huelga entre ellos (art. 14 bis de la CN)- no se afectan por la imposición de condiciones impuestas a su ejercicio, que guarda adecuada proporción con la necesidad de salvaguardar el interés público comprometido: la correcta administración de justicia.
CSJN S 98 90 “Cámaras Federales s/ personal solicita no descuento de haberes” 27/2/90 Fallos 313:149.
Huelga. Empleo público. Trabajadores del Hospital de Pediatría J.P. Garrahan.
En principio, el factor determinante de la atribución de competencia para conocer entre empleados y empleadores es la naturaleza de la relación, y cuando el empleador es el Estado Nacional o provincial, o los municipios o entidades y organismos estatales, y por ello la relación jurídica sustancial es de empleo público, son competentes los jueces federales, o, en su caso, los poderes judiciales locales, aún cuando sean aplicables las normas de la LCT, por mediar alguno de los supuestos del art. 2. Sin embargo, más allá de la esfera pública del vínculo y del desplazamiento del denominado Derecho del Trabajo Privado, cuando el núcleo del conflicto concierne de una manera muy específica al ejercicio del derecho de huelga, y en el encuadre de la contienda concurren facetas típicas de nuestra disciplina, se incluye la controversia en lo dispuesto por el art. 21 inc. a) de la ley 18345, en cuanto consagra una hipótesis de aptitud jurisdiccional específica en temas directamente vinculados con aspectos del derecho Colectivo.
CNAT Sala VIII Expte n° 16615/05 sent.26134 31/8/05 “Asociación Trabajadores del Estado c/ Ministerio de Trabajo s/ medida cautelar” (M.- L.-).
3.- Huelga y salarios.
Huelga. Pago de salarios. Improcedencia.
En tanto la responsabilidad del empleador no se funde en ley que razonablemente la imponga, ni en su conducta culpable o en una convención, la imposición del pago de salarios en los días de huelga vulnera los derechos que garantizan los arts. 14 y 17 de la CN, que no pueden desconocerse con base en lo prescripto en el art. 14 nuevo de la CN.
CSJN “Buhler, Erico y otros c/ Talleres Galc y Cía SRL” 1963 Fallos 256:307.
Huelga. Falta de calificación. Salarios. Improcedencia.
La sola circunstancia de que los salarios reclamados correspondan al lapso durante el cual ha tenido lugar una huelga no calificada por la administración, no justifica el reconocimiento judicial del derecho a su cobro por parte de quienes intervinieron en el movimiento.
CSJN “Buhler, Erico y otros c/ Talleres Galc y Cía SRL” 1963 Fallos 256:307.
Huelga. Falta de calificación. Salarios. Improcedencia.
Procede el recurso extraordinario, con fundamento en la doctrina sobre la arbitrariedad, y corresponde dejar sin efecto el fallo que, omitiendo pronunciamiento acerca de la legalidad o ilegalidad de la huelga, hace lugar al cobro del salario de los días no trabajados.
CSJN “Buhler, Erico y otros c/ Talleres Galc y Cía SRL” 1963 Fallos 256:307.
Huelga y salarios. Medida cautelar. Improcedencia.
La petición por parte de la actora, tanto referida a una abstención de producir descuentos por la participación en una medida de acción directa como en lo concerniente a la devolución de lo ya descontado no presente una clara verosimilitud del derecho. Tampoco se advierte la existencia cabal de peligro en la demora, porque nada obstaría al reintegro oportuno de lo deducido si se corroborase, luego de agotado el proceso de cognición, que los hechos se sucedieron como se sostiene al demandar y si se acredita que existió una intención lesiva de los derechos emergentes de la actividad sindical (doct. Art. 230 CPCCN). Más si , como es sabido, la huelga genera una suspensión de la relación que afecta el salario y, en el caso, no existen elementos que permitan atribuir que el conflicto se originó en la culpa de la empleadora.
CNATSala IV Expte n° 36601/07 sent. int. 45824 25/2/08 “Colombo, Vicenta c/ Poder Judicial de la Nación s/ sumarísimo” (M.- Gui.-).
4.- Despido por huelga.
Huelga. Despido.
Para decidir sobre la legitimidad o ilegitimidad de un despido dispuesto por la participación de un trabajador en una medida de fuerza resulta necesario apreciar la conducta de dicho trabajador en la emergencia y si, en el caso particular, puede articularse la configuración de una injuria impeditiva de la prosecución del contrato.
CNAT Sala VI Expte n°4967/05 sent. 58945 26/6/06 “Payaslian, Daniel c/ Arte Gráfico Editorial Argentino SA y otros s/ despido” (St.- FM.-).
Huelga y despido.
La ocupación del establecimiento como medida de fuerza constituye una falta pasible de sanción disciplinaria, pero esa sola circunstancia no constituye “per se” una causa que impida la prosecución del vínculo laboral, más aún cuando no se invocaron y tampoco se probaron antecedentes disciplinarios del trabajador, que acumulados al hecho que motivó el despido, avalen la decisión arribada (arg. Arts. 63 y 242 de la LCT).
CNAT Sala VI Expte n°4967/05 sent. 58945 26/6/06 “Payaslian, Daniel c/ Arte Gráfico Editorial Argentino SA y otros s/ despido” (St.- FM.-).
Huelga. Despido.
El sólo hecho de haber participado en un movimiento de fuerza no funciona como motivo válido de despido directo. Sostener lo contrario implicaría valuar como incumplimiento injurioso del trabajador el ejercicio regular del derecho de huelga, reconocido en la Carta Internacional de Derechos humanos y receptado en el art. 14 bis de la CN, lo cual es contradictorio.
CNAT Sala VI sent. 47477 26/9/97 “ Di Toro, Norberto c/n Jockey Club Argentino s/ despido” (CF.- FM.-).
Huelga. Despido. Atrasos en los pagos.
Los únicos daños acreditados fueron las demoras en la producción o en la entrega de pedidos, y estos son los perjuicios que es dable esperar que se produzcan en una huelga, por lo que la misma debe reputarse legítima en tanto fue la reacción de los trabajadores ante el incumplimiento en los pagos por parte de la empleadora. En consecuencia el despido del actor deviene injustificado.
CNAT Sala IX Expte n° 621/03 sent. 13387 26/5/06 “Salvatierra, Manuel c/ Cayetano D’Angelo e hijos SA s/ despido” (P.- B.-).
Huelga. Despido. Atrasos en los pagos.
El hecho de haber participado en un paro de actividades no constituye injuria suficiente para desplazar del primer plano el principio de continuidad del contrato de trabajo, ya que la huelga configura una medida de autotutela individual que la CN, los Tratados Internacionales y los Convenios de la OIT, garantizan a todos los trabajadores en defensa de sus derechos, más aún si la demandada, al contestar, reconoció que incurrió en atrasos en los pagos de algunas quincenas laboradas por el trabajador.
CNAT Sala X Expte n° 31596/02 sent. 13344 7/2/05 “Cáceres, Ismael c/ Cayetano D’Angelo e hijos SA s/ despido” (C.- Sc.-).
Huelga. Despido. Antecedentes del trabajador.
Si bien la participación de un dependiente en una medida de fuerza ilegal o ilegítima constituye una falta, la misma debe ser valorada en función de las pautas del art. 242 LCT a los efectos de determinar la admisibilidad o no de la cesantía, imponiéndose entonces considerar la magnitud de la misma, el tiempo que se habría prolongado, el carácter de instigador o promotor del trabajador, sus antecedentes disciplinarios, antigüedad, etc. De lo contrario, si se aplicara automáticamente la ecuación “ilegalidad de la huelga: justificación del despido”, además de violar la norma del art. 242 ya mencionado (que confiere a los jueces la facultad de apreciar en concreto la conducta de las partes en orden a la disolución del vínculo) se quebrantaría uno de los pilares de todo régimen disciplinario, cual es el de la proporcionalidad entre la falta y la sanción.
CNAT Sala X Expte n° 16469/02 sent. 13618 12/5/05 “Arreguez, Sara c/ Cayetano D’Angelo e hijos SA s/ despido” (C.- Sc.-).
Huelga. Despido. Evaluación de la conducta del huelguista.
Para justificar el despido por huelga es necesario “...llevar la situación del plano de las relaciones colectivas al de las relaciones individuales y en tal supuesto será necesario demostrar que, salvados todos los requisitos que hacen a la buena fe y a la subjetividad de la injuria, el huelguista ha incurrido en una conducta que hace imposible la prosecución del contrato de trabajo en los términos del art. 242 TORCT” (Del voto del Dr. Perugini in re “Arrieta c/ La Prensa s/ despido “ sent. 63837 28/9/89 Sala IV).
CNAT Sala X sent. 109 19/7/96 “Ulloa, Gerardo c/ Asistencia Médica Privada SA s/ despido” (C.- Sc.-) En igual sentido CNAT Sala II Expte n° 18085/05 sent.            94947 24/4/07 “Lobur, Luis c/ Elisabel SA s/ despido” (P.- G.-).
Huelga. Despido. Trabajador que usó un equipo de comunicación de la empleadora para incitar a la huelga.
El actor, al efectuar modulaciones desde un equipo de comunicación de propiedad de la demandada, incitando a sus compañeros a la huelga, configuró un comportamiento injurioso pues su conducta exhibió suficiente entidad como para legitimar el despido directo. Ello así en cuanto con su actitud manifestó un evidente abuso de confianza hacia su empleadora, quien no se encontraba obligada a adoptar una actitud permisiva frente al comportamiento observado por el dependiente.
CNAT Sala II Expte n° 3037/01 sent.91040 30/10/02 “Sotelo, Raúl c/ OSLI SRL s/ despido” (G.- B.-).
a) Intimación previa.
Huelga. Despido. Intimación previa. Medios periodísticos.
La intimación patronal que haya de preceder al despido por justa causa debe ser efectuada de modo fehaciente. Aún en el supuesto de una medida de fuerza que haya sido declarada ilegal por la autoridad de aplicación, no basta la intimación realizada a los trabajadores por los medios periodísticos.
CNAT Sala III sent. del 28/2/95 “Ciaffone, Mónica c/ Entel” DT agosto /95.
Huelga. Despido. Intimación previa. Comunicación televisiva.
Ante una huelga declarada ilegal, una comunicación televisiva exhortando al personal a retomar tareas, no cumple la finalidad de la intimación previa, a los fines de facilitar la oportunidad de una eventual retractación y demostrar un mayor apego a la conservación de la fuente de trabajo (art. 11 LCT). En tal caso, la intimación a los trabajadores debe ser “intuito personae” para que pueda surtir algún efecto.
CNAT Sala IV Sent. 70128 11/3/94 “Bocija, Claudia c/ Entel s/ despido” (M.- P.-).
Huelga. Despido. Intimación previa. Acta notarial.
Para que se configure la justa causa de despido por huelga es insoslayable la previa intimación tendiente a obtener la rectificación de la conducta del trabajador participante. Ello no sólo es impuesto por el deber de buena fe (arts. 62 y 63 LCT) sino que deriva de la propia injuria laboral (art. 242 LCT) que posee un carácter subjetivo y personalísimo. Tal intimación, debe ser “intuitu personae” y debe contener un plazo de reintegro del trabajador a sus actividades habituales, cuya extensión será la que impongan las modalidades que resulten en cada caso. No reúne los requisitos para ser eficaz el acta notarial que fuera levantada por un directivo de la empresa junto a un escribano y que constató que los trabajadores estaban sentados en la puerta de la fábrica, sin trabajar, intimándolos allí mismo en forma genérica a reintegrarse a sus tareas y sin otorgar plazo alguno.
CNAT Sala III sent. 73529 21/3/97 “Paredez, Martín c/ Manufactura del Cuero SA s/ despido (P.- G.-).
Huelga. Intimación previa. Acta notarial.
Si bien el acta labrada en escritura pública es prueba fehaciente de lo que en ella se expresa (art. 979 del C. Civil) – en el caso la constatación de que los trabajadores habían decidido el cese de las actividades como medida de fuerza-  no es suficiente para revestir el carácter de intimación previa a retomar tareas. En tales casos no puede prescindirse de una intimación de carácter personal a cada uno de los trabajadores involucrados en dicha medida.
CN AT Sala VII Expte n° 29922/93 sent. 29631 8/8/97 “Medina, Enrique c/ Macusa Manufacturas dek Cuero SA s/ despido” (B.- RD.-).
Huelga. Intimación previa.
No puede caracterizarse como “excesivo rigorismo formal” exigir que medie intimación previa y personal a cada uno de los trabajadores que participaron en la medida de fuerza, para que se reintegren al trabajo y depongan su actitud, antes de disponer los despidos. Esto es así porque la huelga es un derecho de rango constitucional y porque decretada su ilegalidad resulta razonable imponer a la empleadora la carga de notificar a cada dependiente previniéndole que, de persistir en su conducta, será despedido, como un  modo de preservar la tutela de la garantía constitucional referida; en concordancia con el principio de conservación de la relación de trabajo que autoriza el despido sólo en aquellos supuestos excepcionales en los que se desvirtúa la importancia que reviste la continuidad de la relación de trabajo por una inconducta reiterada o la mala fe de los trabajadores configurándose la injuria laboral (arts. 10,242 y 243 de la LCT).
CNAT Sala V sent. 55586 18/12/96 “Rodríguez, Ernestina c/ Obra Social del Personal de la Industria Textil y otro s/ despido” (L.- V.-).
Huelga. Intimación previa. Desobediencia de los trabajadores.
Encontrándose debidamente acreditado que los actores debieron reintegrarse a sus labores y no lo hicieron, no sólo cuando fueron intimados por el Ministerio de Trabajo, a través de resoluciones sino tampoco cuando la accionada envió las misivas que se hallan agregadas en la causa conminándolos a dicho reintegro , la decisión rupturista adoptada por la empleadora resultó ajustada a derecho (art. 242 LCT). No obsta a tal conclusión la circunstancia de que los demandantes reclamasen el pago de los haberes de dos meses, por cuanto ello habría originado el conflicto cuya solución se encontraba en tratativas.
CNAT Sala IX Expte n° 22732/01 sent. 14009 7/3/07 “Aguiar, Andrea y otros c/ La Internacional Empresa de Transporte de Pasajeros SA y otro s/ despido” (B.- Z de R.-).
Huelga. Despido. Falta de intimación previa.
Toda vez que no se acreditó en autos que el actor hubiera sido notificado de la resolución del Ministerio de Trabajo que declaró la ilegalidad de la medida de fuerza y que encuadró la situación en las previsiones del procedimiento preventivo de crisis, así como tampoco que la empresa le hubiera remitido las misivas que genéricamente menciona, al no constituirlo en mora, el despido comunicado bajo la causal de abandono de trabajo carece de justificación (conf. art. 244 LCT).
CNAT Sala IX Expte n° 4910/02 sent. 11884 20/10/04 “Gruñeiro, José c/ la Internacional Empresa de Transportes de Pasajeros SA s/ despido” (B.- Z de R.-).
b) Representante sindical.
Huelga, Exclusión de la tutela.
Si el delegado gremial participó activamente en la toma de la planta industrial de la empleadora, como así también impidió el acceso a la misma de los restantes trabajadores, tal conducta, con independencia de que constituya o no un delito de tipo penal, implica una clara violación de los deberes de un trabajador y exceden las conductas que un delegado debe desplegar en el ejercicio de su función, lo que justifica excluirlo de la tutela sindical de la que goza.
CNAT Sala III Sent. 81778 28/12/00 “Editorial Atlántida SA c/ Pitrola, Néstor y otro s/ juicio sumarísimo” (E.- P.-).
Huelga. Despido. Delegado gremial.
No puede exigírsele al trabajador, delegado gremial, que ante un conflicto objetivamente generado por una decisión patronal, enfrente a sus compañeros colocándose en una posición que ellos necesariamente habrán de percibir como de antagonismo. En consecuencia, su presencia en el interior del establecimiento durante su toma pacífica, no implica su intervención activa en el conflicto laboral declarado ilegal (Del voto del Dr. Morando).
CNAT Sala VI sent. 38934 27/8/93 “Andino, Julio c/ Ford Motor Argentina SA s/ despido” (M.- CF.- FM.-).
Huelga. Despido. Delegado gremial.
Si bien es verdad que la sola participación en una medida de fuerza calificable de ilegal no es causal suficientemente válida y grave para justificar el despido, la indiscutida investidura del delegado gremial que revestía el actor, le aporta al caso un ingrediente decisivo en su contra. Esto es así, toda vez que una cosa es el trabajador que no tiene ninguna representación de sus compañeros y que puede verse compelido a participar en el paro por una actitud de elemental solidaridad, y otra es la de quien tiene autoridad para inducirlo a ello. Para este último su conducta es más grave porque no solamente arriesga incurrir él mismo en conducta eventualmente pasible de alguna acción, sino que por su condición de dirigente induce a ello también a sus compañeros.
CNAT Sala VII sent. 28125 8/10/96 “Meza, Esteban c/ Frigorífico El Cóndor SA s/ despido” (B.- RD.-).
5.- Huelga y Daños.
Huelga y daños.
El empleo de la violencia en una huelga es incompatible con el respeto de los demás derechos que la Constitución Nacional preserva para los integrantes de la comunidad. Aunque se invoque el ejercicio del derecho de huelga, corresponde confirmar la sentencia que, con fundamento en los hechos de la causa y en normas de derecho común, condena a dirigentes gremiales por usurpación y desobediencia, delitos en que habrían incurrido al ocupar, con motivo de un conflicto laboral, el lugar de trabajo.
CSJN “Ribas, Riego y otros” 1964 Fallos 258:267.
Huelga y daños.
El derecho de huelga, con jerarquía constitucional, no es óbice a la sanción legal de tipos de conducta que imponen extralimitaciones en el ejercicio razonable de dicho derecho. Sólo excluye las sanciones penales a la participación en las huelgas, en tanto ellas sean pacíficas.
CSJN “Ribas, Riego y otros. Productos Stani SA c/ Figueroa, Jua  y otro” 1964 Fallos 258:267.
Huelga y daños.
Es de incumbencia de los jueces, para la decisión de los conflictos individuales posteriores a la huelga y originados en ella, la calificación de la licitud o ilicitud del movimiento huelguístico.
CSJN “Plaul, Ielmo c/ Cía de Seguros La Comercial e Industrial de Avellaneda SA” 1963 Fallos 256:562.
Huelga y daños.
El daño económico sufrido por la empresa como consecuencia de una medida de fuerza es un efecto lógico de la huelga que no puede ser trasladado al plano individual de responsabilidad del trabajador que participa de dicha medida, para justificar el despido, en tanto no se impute y se pruebe que ésta ha causado personalmente un daño, que no sea una derivación de su participación en la abstención de trabajar colectiva.
CNAT Sala IV Sent. 69378 30/9/93 “Gimenez, Carlos c/ Antonio Espósito SA s/ despido” (P.- C.-).
a) Responsabilidad.
Huelga. Actuación colectiva. Desmanes provocados por algunos integrantes.
La decisión de cuestionar en conjunto –por la vía de la abstención colectiva una resolución de la empleadora no implica que pueda atribuirse al actor la responsabilidad por los desmanes individuales que hayan cometido algunos integrantes de ese grupo, pues la existencia de una comunidad de intereses o aspiraciones conjuntas no puede llevar a trasladar la responsabilidad por actos ilícitos individuales a todos aquellos que pertenecen a ese grupo. Si bien las imputaciones argumentadas por la demandada pueden reunir carácter injurioso, es necesario que se demuestre que el actor había realizado los desmanes de los que se habla, más allá de su adhesión al grupo y su participación en la abstención colectiva en la prestación de servicios. El referido incumplimiento no resultaba impeditivo del mantenimiento del vínculo y bien pudo ser sancionado mediante una medida proporcionada a su real significación, antes que con la extrema decisión de resolver el vínculo (arg. Arts. 10, 62 y 63 LCT).
CNAT Sala II Expte n° 18085/05 sent.94947 24/4/07  “Lobur, Luis c/ Elisabel SA s/ despido” (P.- G.-).
Huelga. Delegado gremial. Responsabilidad.
En la medida de fuerza declarada ilegal por la autoridad de aplicación, no puede excluirse la responsabilidad del delegado gremial  por el hecho de no haber votado en la asamblea. Ello así, pues al tratarse de un protagonista de la acción gremial (era delegado sindical integrante de la comisión interna) y no un mero trabajador participante de la asamblea, le cabe la responsabilidad calificada en tanto se presume que razonablemente poseía una clara perspectiva del conflicto y sus consecuencias al desarrollarse en la forma dispuesta, con la toma de la planta y la consecuente acción empresaria de recuperar el control de la situación.
CNAT Sala II Expte n° 30922/94 sent. 86694 11/9/99 “Ferrau, Cleto c/ Autolatina SA s/ daños y perjuicios” (B.- G.-).
Huelga. Responsabilidad del sindicato por el no acatamiento de un grupo de trabajadores. Improcedencia.
No cabe responsabilizar a la Unión Obreros y Empleados Municipales por los perjuicios causados por un grupo de trabajadores que, al negarse a acatar la orden de levantamiento de las medidas de fuerza –plasmada en un acta acuerdo- persistieron en su actitud e impidieron el desarrollo normal de las funciones preestablecidas, en el ámbito del teatro Colón de Buenos Aires. El hecho de que el secretario General de dicho gremio pidiera, a posteriori, el levantamiento de las sanciones impuestas a los trabajadores rebeldes no desvirtúa la solución propuesta, toda vez que tal tesitura se compadece con una de las finalidades del sindicato, que consiste en defender los intereses de los trabajadores (art. 2° y concordantes de la ley 23551).
CNAT Sala VIII Expte n° 52303/87 sent. 15923 28/2/91 “Szterenfeld, Alejandro c/ Unión Obreros y Empleados Municipales s/ daños y perjuicios” (B.- P.- A.-).
6.- Huelga en los servicios esenciales.
Huelga. Interrupción de una ruta nacional. Competencia.
Es competente el fuero federal para entender en la causa en la que como consecuencia de las medidas de fuerza se interrumpió el tránsito de vehículos sobre una ruta nacional pues se encuentra afectada la prestación de un servicio público interprovincial que brinda la titular de una concesión nacional, por lo que existe una interferencia en la satisfacción de un propósito de interés público federal, en un lugar sometido a la jurisdicción del Estado Nacional.
CSJN C 1551 XXXVII “Caminos del Valle Conces  SA c/ Pcia de Neuquén s/ medida autosatisfactiva (piquete)” 12/3/02  Fallos 325:416 LL 26 LL 26/7/02.
Huelga. Servicios esenciales. Educación. Resolución 480/01 del Ministerio de Trabajo.
En agosto de 2001 se dictó la Resolución 480/01 del Ministerio de Trabajo por la cual se calificó como servicio esencial a la educación en el período de escolaridad obligatoria, y encuadraba además las medidas de fuerza que pudieran efectuarse en el marco del decreto 843/00. Así se establecía que los servicios mínimos que debían garantizarse durante el conflicto son: a) funcionamiento de los comedores escolares; b) dictado de la cantidad de días de clase en el año, determinado por el calendario escolar; y c) mantener abiertas las escuelas con una guardia mínima que garantice la seguridad de los escolares. Pero, de acuerdo con el criterio que establece el párrafo 6° del art. 33 de la ley 25250, las facultades del órgano administrativo laboral deben sujetarse a las normas y resoluciones de la OIT, cuyo Consejo de Administración a través del CLS ha establecido que “el sector de educación no constituye servicio esencial en el sentido estricto del término” (ver La Libertad Sindical OIT n° 545 4° edición, pág. 123 que hace referencia al párrafo 404 de la Recopilación de 1985 y 277 en informe y caso n° 1528, párrafo 285). Por lo que la resolución ministerial resultaría ilegal. (Del voto del Dr. Vazquez Vialard, quien deja a salvo su opinión en contrario).
CNAT Sala I Expte n° 19679/01 sent. 79170 28/2/02 “Unión Docentes Argentinos c/ Estado Nacional y otro s/ amparo” (VV.- V.-).
Huelga. Servicios esenciales. Educación privada.
La educación privada, más allá de su trascendencia no puede adjetivarse como un servicio público de importancia esencial para el Estado, por lo que tampoco podría considerarse a un conflicto suscitado por una huelga de trabajadores de la educación como generador de una crisis nacional con los alcances que establece el decreto 843/00. Para más, la facultad de la autoridad de aplicación no debe entenderse como la posibilidad de reglamentar con carácter general cualquier posible contienda colectiva, sino como la de declarar comprendido dentro de la tipología de servicio esencial un conflicto ya abierto por su eventual incidencia en intereses sociales y nacionales superiores involucrados como metodología para conjurarlo.
CNAT Sala II Expte n° 20098/01 sent. 91073 7/11/02 “Confederación de Trabajadores de la Educación de la Rep. Argentina CETERA c/ Estado Nacional s/ amparo” (B.- G.-).
Huelga. Servicios esenciales. Educación. Exclusión.
La ley 25250, al describir taxativamente los servicios esenciales a los efectos de la huelga, no incluye en la nómina a la educación, y no median razones para otorgar a la norma una amplitud que no posee ya que la utilización del término “únicamente” de forma inequívoca denota una sistemática cerrada, coherente con la garantía consagrada en el art. 14 bis de la CN y también con la pauta brindada por el Comité de Libertad Sindical del Consejo de Administración de la OIT a ese respecto.
CNAT Sala II Expte n° 20098/01 sent. 91073 7/11/02 “Confederación de Trabajadores de la Educación de la Rep. Argentina CETERA c/ Estado Nacional s/ amparo” (B.- G.-).
Huelga. Servicios esenciales. Educación privada.
El decreto 843/00 dictado en el marco de la ley 25250, en el art. 2, al describir taxativamente los servicios esenciales a los efectos de la huelga, no incluye a la educación, en coherencia con la pauta interpretativa del Comité de Libertad Sindical del Consejo de Administración de la OIT. No existe razón alguna para interpretar esta norma con carácter amplio, en especial si se tiene en cuenta que en el primer párrafo utiliza al calificar a los servicios esenciales, el adverbio “únicamente”, que es de por sí bastante enfático y que justifica, obviamente, una hermenéutica muy restrictiva, en particular si se tiene en cuenta lo dispuesto por el art. 14 bis de la CN. (Del Dictamen del Fiscal General n° 33545 8/4/02, al que adhiere la Sala).
CNAT Sala III Expte n° 17974/01 sent. 83478 22/4/02 “Sindicato Argentino de Docentes Particulares c/ Poder Ejecutivo Nacional y otro s/ amparo” (G.- E.-).
Huelga. Servicios esenciales. Educación privada.
La facultad otorgada al Ministerio de Trabajo por el decreto 843/00, art. 2, debe entenderse como una posibilidad de que, ente un conflicto ya desatado y concreto, se declare comprendido en un “servicio esencial” por sus propias características de intensidad y gravedad, en relación a superiores intereses sociales y no como vía para reglamentar, con carácter general previo, cualquier controversia colectiva. (Del dictamen del Fiscal General ante la CNAT n° 33545  8/4/02, al que adhiere la Sala).
CNAT Sala III Expte n° 17974/01 sent. 83478 22/4/02 “Sindicato Argentino de Docentes Particulares c/ Poder Ejecutivo Nacional y otro s/ amparo” (G.- E.-).
a) Deberes de los trabajadores.
Huelga. Servicios esenciales. Extralimitaciones.
La jerarquía constitucional del derecho de huelga no obsta la sanción de tipos de conducta que importen extralimitaciones en el ejercicio razonable del mencionado derecho. Tal el caso del trabajador que se retiró de su lugar de trabajo un día de paro, no obstante haber sido notificado que tenía que permanecer en su puesto pues estaba afectado de un diagrama de emergencia concertado entre la empleadora y la entidad sindical que lo representaba, poniendo en peligro con su actitud, la seguridad de la vida y la salud de la comunidad.
CNAT Sala IX sent. 7380 22/3/00 “Alexsander, Fabián c/ Gas Natural Ban SA s/ despido” (B.- P.-).
Bibliografía.
Ackerman, Mario E.
El derecho de huelga y los derechos de todos.
(En : DERECHO DEL TRABAJO, Buenos Aires, La Ley, 2005,  Volumen: 2005-B). p. 1677 a 1694.
Candal, Pablo.
El derecho de huelga y sus límites. La huelga en los servicios esenciales
(En : REVISTA DE DERECHO LABORAL Y SEGURIDAD SOCIAL, Buenos Aires, LexisNexis, 2003, Volumen: 2003-A). p. 59 a 67.
Carcavallo, Hugo R.
Indebida aplicación extensiva del derecho de huelga del art. 14 bis. Nota a a fallo.
(En : TRABAJO Y SEGURIDAD SOCIAL. REVISTA DE DOCTRINA, JURISPRUDENCIA Y LEGISLACION, Buenos Aires, El Derecho, 2005, Volumen: XXXII). p. 1080 a 1083.
Caubet, Amanda Beatriz.
El derecho de huelga en la Argentina.
(En : DOCTRINA LABORAL Y PREVISIONAL, Buenos Aires, Errepar, 1999, Volumen: XIII-169). p.714 a 740.
Danussi, Alejandro E.
Los límites del derecho de huelga y los efecto derivados de su violación. Nota a fallo.
(En : REVISTA DE DERECHO LABORAL Y SEGURIDAD SOCIAL, Buenos Aires, LexisNexis, 2005, Volumen: 2005-A). p. 42 a 49.
Del Bono, Carlos María.
Criterios de la Corte Suprema frente al ejercicio del derecho de huelga
(En : DERECHO DEL TRABAJO, Buenos Aires, La Ley, 2007, Volumen: 2007-B) . p. 763 a 768.
Gabet, Emiliano A.
Ejercicio abusivo del derecho de huelga.
(En : LA LEY. REVISTA JURIDICA ARGENTINA, Buenos Aires, La Ley, 2007, Volumen: 2007-C). Suplemento del 14-6-2007. p. 647 a 649.
García, Héctor Omar.
Eficacia, efectividad y eficiencia de las normas que regulan el ejercicio del derecho de huelga y sus métodos de composición.
(En : DERECHO DEL TRABAJO, Buenos Aires, La Ley, 2006, Volumen: 2006-A). p. 1 a 15.
García, Héctor O.
Estado, sindicato y normas internacionales en la regulación del derecho de huelga en la Argentina.
(En : DERECHO DEL TRABAJO, Buenos Aires, La Ley, 2007, Volumen: 2007-A). p. 507 a 526.
García, Héctor Omar.
La regulación de la huelga en los servicios esenciales : Compatibilización entre límites y garantías al ejercicio del derecho
(En : REVISTA DE DERECHO LABORAL, Buenos Aires, Rubinzal-Culzoni, 2006, Volumen: 2006-2).
Loguarro, Claudio F.
Sobre derecho de huelga y silogismos con pies de barro. Nota a fallo.
(En : REVISTA DE DERECHO LABORAL Y SEGURIDAD SOCIAL, Buenos Aires, LexisNexis, 2007, Volumen: 2007-21). p.1890 a 1892.
Recalde, Mariano
La reglamentación del derecho de huelga (En : REVISTA DE DERECHO LABORAL, Buenos Aires, Rubinzal Culzoni, 2006, Volumen: 2006-2). p. 423 a 457.
Segura, Alejandro A.
La reglamentación del derecho de huelga (servicios esenciales) : placebo total
(En : DERECHO LABORAL, Rosario - Santa Fe, Nova Tesis, 2006, Volumen: 4). p. 283 a 300.
Tribuzio, José E.
Nueva reglamentación del derecho de huelga en los servicios esenciales
(En : DERECHO DEL TRABAJO, Buenos Aires, La Ley, 2006, Volumen: 2006-A). p. 707 a 717.
Dirección Nacional de Derechos de Autor (ley 11723) Registro n° 477834. ISSN 1850-4159.
Queda autorizada la reproducción total o parcial de los contenidos de la presente publicación con expresa citación de la fuente.

Últimas Notas

Copyright © 2014. Vista de Causa. Designed by Shape5.com